La “señal” de Ricardo Darín

16 Jul
No recuerdo en cual película ví por primera vez a Ricardo Darín, pero nunca olvidaré el día que lo conocí personalmente. Fue una tarde en medio de enero, paseaba con mi ex mujer por el centro de Valencia cuando alguien me saludó, es muy normal que a veces correspondas un saludo a gente que no recuerdas quien es, pero en esta ocasión era alguien que conocía, pero no podía imaginar que era Ricardo Darín. acompañado por un hombre que ni tan siquiera miré su cara. Pasaron unos minutos cuando sentí un flash y lo reconocí, era el!!!. En ese momento no sabía exactamente cuantas películas había visto de Darín aunque si recordaba una “el hijo de la novia“ de José Campanella. Pero porque me saludó el ?, que hacía este actor argentino en Valencia ? Mi Ex acreditaba más por mi emoción que por mis palabras. Al llegar a casa llamé a Salva, otro amigo que es casi más cinéfilo que yo, le conté lo sucedido y sin asombro me respondió que Ricardo actuaba en un teatro de la ciudad. Sin dudar saqué dos entradas y acudí al teatro Olympia al día siguiente. La obra se llamaba Art de Yasmina Reza , es una comedia que ha ganado innumerables premios en Europa. La verdad es que me gustó muchísimo sin contar con el interés que me provocaba ver a mi “amigo” en vivo. El tema principal de Art es la amistad aderezada de ideas que hace que el espectador se cuestione ciertos valores ante los conflictos que plantea la obra. Tambien quiero destacar una frase muy divertda de la obra: “Si yo soy yo porque yo soy yo, y tú eres tú porque tú eres tú, entonces yo soy yo y tú eres tú. Pero si yo soy yo porque tú eres tú, y tú eres tú porque yo soy yo, entonces ni yo soy yo ni tú eres tú.”Al terminar la función mi mente sólo pensaba en esperar a que Ricardo saliera del camerino, así pues lo esperé a la salida en la cafetería del teatro. Mi ex mujer me miraba con cierta comprensión ante mi excitación casi infantil. Había más gente esperando a los tres actores que protagonizaban Art con la intención de conseguir un autógrafo y hacerse una foto con ellos y principalmente con Ricardo Darín ya que es el más conocido. Cuando apareció le rodearon un pequeño grupo de fans y como una si de una señal se tratara, levantó su mirada de entre ellos y de nuevo me miró y saludó. Yo ante mi perplejidad miré a mi compañero para confirmar el gesto del actor, esperé hasta que se fueran sus seguidores y aproveché para poder dirigirme a el. Al acercarme sentí en su mirada que me conocía pero sabía que me confundía quizá con alguien parecido a mi, le felicité por la obra y pregunté si quería tomar una copa con nosotros, a lo que me respondió con naturalidad que estaba cansado y prefería ir a su hotel. Me firmó el tríptico de la obra que llevaba en mi mano y se despidió “hasta la próxima“, yo pensé… hasta la próxima película, porque sería muy raro volver a encontrarme con el.
Los tres actores de Art, Ricardo Darín, German Palacios y Jose Luis Mazza
Durante un tiempo fuí visionando todas las películas de su extensa filmografía y de esta forma ahora es uno de mis actores preferidos.Hijo de actores, Ricardo Daín nació un 16 de Enero de 1957 en Buenos Aires y diez años después ya debutaba en el teatro, en una obra que intervenían sus padres. En seguida comenzó en televisión. Su primera aparición en el cine fue en 1979 con “ La carpa del amor”. En 1996 recibe el premio ACE como mejor actor dramático y el “Estrella del mar” al año siguiente. Art es representada por primera vez en 1998 y un año después recibe el “Condor de plata” por “el mismo amor, la misma lluvia” en el 2000 es protagonista de “nueve reinas” recibiendo varios premios por su brillantísima interpretación de un buscavidas sin escrúpulos. al año siguiente estrena “ el hijo de las novia” donde se consagra como un gran actor y recocido por el público español. “Kamchatka” se estrena en el 2002 y tienen que pasar dos años para dar a luz “luna de Avellaneda” hasta llegar al 2005 que además de seguir con la gira de Art en España rueda a su vez ·La educación de las hadas” de Jose Luis Cuerda.
Es en el 2007 cuando por primera vez dirige un largometraje “La Señal”. El debut de Ricardo Darín como director es resultado, como él mismo ha manifestado a los medios, de una herencia y un gesto de amistad. No es un dato irrelevante. “La señal” es un proyecto que Eduardo Mignogna, director argentino y autor de la novela del mismo nombre, no pudo terminar de llevar a cabo porque la muerte lo sorprendió a principios de octubre de 2006, semanas antes del inicio de su rodaje. Fue entonces que Darín, gran amigo del difunto realizador y protagonista de varias de sus películas (“La fuga”, “El faro del sur”) decidió asumir la responsabilidad de hacerse cargo de la dirección del film, en conjunto con Martín Hodara. Como explicó al periodismo, su compromiso con el largometraje excedía lo ordinario y sintió, a la hora de decidir hacerse cargo del desafío, una especie de “legado moral”: dirigir esta película se había transformado en el gesto que debía realizar para culminar un sueño que compartió junto a Mignogna, primero como su actor, luego como su reemplazante. Esta es la parte de una trama que no se ve, la que no aparece en pantalla. Toda película tiene la suya, pero pocas comparten el peculiar acontecimiento que define a la protagonizada en los roles principales por el propio Darín, Diego Peretti y Julieta Díaz.Para comenzar a hablar de lo que sí se ve, puede decirse que “La señal” es un film cuya historia cuenta con una suma de elementos poco frecuentes en el cine argentino. No es habitual encontrar filmes argentinos protagonizados por detectives privados, que giren en torno a la mafia y, por consiguiente, incluyan asesinatos a sangre fría, una buena cuota de misterio, y tengan como móvil de la trama la venganza. En este último asunto, justamente, el de la venganza, se pone en evidencia uno de los puntos fuertes de la cinta: la inteligencia con la que está enarbolada la trama. Porque pese a que es la venganza el factor que otorga sentido a la mayoría de los sucesos de la historia, se trata de la venganza de alguien que apenas si aparece en alguna imagen, de alguien que, en definitiva, no tiene una línea de diálogo en pantalla.La cámara y la historia se sitúan desde otro punto de vista, el del Pibe Corvalán, un detective privado que no siente mucho su oficio pero que de a poco, mujer de por medio, se va involucrando en una historia que en principio lo tiene como testigo y luego, a pesar suyo, como protagonista.El largometraje está correctamente ambientado en la Buenos Aires de la década de los 50, precisamente en 1952, años de peronismo, año en el que todo un pueblo sufre con la agonía y posterior muerte de su mayor emblema, Eva Perón. Esa es una época de personas diferentes, una época con códigos distintos a los actuales. Toda esta representación está muy cuidada, luce pintoresca, y se materializa tanto en la vestimenta de los personajes y en su lenguaje, como en la manera de relacionarse entre sí. La excelente composición de los protagonistas es fiel a ese momento de la historia.
Tal vez sea Santana, el socio de Corvalán interpretado con inspiración por Diego Peretti, el que mejor encarne al prototipo de personaje de aquellos años: formal, fiel, reservado, amigo en las buenas y en las malas. El vínculo entre los dos protagonistas, la manera que encuentra la película de comunicar el lazo amistoso que les une, es uno de sus puntos más destacados e interesantes.Se trata, en definitiva, de un film que da gusto seguir mirando, que cuenta con una visualidad envolvente y que presta especial cuidado a todos sus aspectos técnicos.  

Diego Peretti, excelente actor argentino ahora más conocido en España por la serie de TV “Cuestión de sexo”

 Puede percibirse en “La señal”, cuadro por cuadro, el amor y enorme respeto que Darín siente por el original pensador de la historia y del proyecto, Mignogna. Y también hay que mencionar otra presencia, visible en ciertas huellas, de otro director influyente en Darín recientemente fallecido: Fabián Bielinsky (“El aura”, “Nueve reinas”), que especialmente puede detectarse en el manejo de los tiempos narrativos y la búsqueda de atmósferas.“La señal” no puede considerarse un proyecto sobre el que Darín haya tomado en plenitud las decisiones creativas, estéticas y expresivas de la misma forma en que lo hubiera hecho si se tratara de un emprendimiento personal que implicara su más genuina necesidad de contar algo y de materializar todo eso bajo la forma de una película.
Y por último necesito destacar la aparición o cameo en el film de Carlos Bardem, hermano del oscarizado Javier, el cuál me une también una extraña coincidencia. Carlos publicó un libro en el 2002 “ Buziana o el peso del alma” al que el mismo define como una “obra dramática compuesta de Loa castiza y melódramón tropical ( en cuatro actos )”.El argumento nace cuando Jorge, estrella del cine español goza de un extraordinario éxito.
 Carlos Bardem
 Por el contrario su hermano Diego huye de la tempestuosa relación que mantenía con su padre a Brasil donde regenta una taberna situada en una playa de Buzios, delicia de una aristocracia local de medio pelo , refugio de prostitutas y narcos que han proliferado en la sombra de la corrupción policial. Allí Diego vende cocaina para mayor beneficio del mafioso del lugar.Allí, Diego vende cocaína para mayor beneficio del mafioso del lugar, don Faria. Y llega el día en que las cosas se complican de verdad, Diego se mete en un lío por culpa de una mulata y don Faria desentierra el hacha de guerra, hecho este que coincide con la visita sorpresa de Jorge a su hermano y con la muerte del padre de ambos. El reencuentro servirá para que juntos repasen dolorosamente sus vidas, y también desencadenará una explosiva combinación de casualidades y peripecias en las que el amor, la acción y la redención jugarán a partes iguales un papel definitivo en la resolución de la trama.
Buzios es un lugar costero precioso, inmerso en la región de cabo frío al norte de Rio de Janeiro. El que escribe estuvo allí en 1987, cuatro años maravillosos residí en ese gran país que es Brasil, pero lo más alucinante es que pretendí y soñé comprar un bar allí mismo, en Buzios con un amigo, pero por culpa de la indecisión de mi socio no pude realizarlo.Mi gran sueño lo materializó Carlos Bardem ya que su libro esta basado en experiencias personales y también vivió cuatro años en el mismísimo Buzios.
GZLo
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: