Cuando me enamoré de Anne Hathaway

26 Ene

Su mezcla de dulzura y firmeza a la hora de actuar deja entrever un estilo que más de uno ha llegado a comparar con el propio de Judy Garland y Audrey Hepburn, dos de sus actrices clásicas favoritas.
Teniendo como modelo la clase de Audrey Hepburn y tomando como ídolo a Meryl Streep, Anne Hathaway consigue ofrecer unas actuaciones refrescantes y atractivas que le valen la aprobación de la crítica cinematográfica y del público. De esta forma, Anne ha llegado a ser portada de las mejores revistas de moda internacionales. Su amplia sonrisa, parecida a la de Julia Roberts se ha ganado a unos y otros. En el 2006, incluso la revista People la incluyó en su lista de 50 personas más hermosas del mundo y en el 2008 Lancôme la escogió para que fuera la imagen de su nueva fragancia Magnifique. A pesar de todo, Anne reconoce que no se cuida nada. Como dice: “La verdad, tengo mejores cosas que hacer que preocuparme por mi apariencia”. De hecho, la actriz huye tanto de los cánones de Hollywood que ha acabado estableciendo su residencia en Nueva York. Según ella misma ha declarado, en Los Ángeles está sólo por trabajo, pues no le gusta esa ciudad. Bromea al respecto diciendo que tiene la piel muy blanca y no puede tomar el sol de California. Anne Hathaway siempre tiene tendencia a ayudar a las personas realizando varias labores humanitarias. Así, ha viajado a diversos países en busca de ayuda humanitaria. Su edad y su gran estatura, fueron un inconveniente para conseguir papeles en Broadway, ya que era muy alta para papeles de niños, y demasiado joven para los papeles adultos. Sin embargo, tres días después de actuar en el Carnegie Hall de Nueva York, Anne fue aceptada para formar parte del reparto de la serie de televisión, Asuntos de familia. Aunque ésta sólo duró una temporada, el papel de hermana mayor de Meghan Green le obtuvo muy buenas críticas a Anne y llegó a ser nominada como mejor actriz dramática en los Teen Choice Awards del año 2000.

El salto al cine se produjo sólo dos años después cuando participó en el drama Al otro lado del cielo junto con Christopher Gorham. Pero, antes de empezar su producción en Nueva Zelanda, Anne se presentó al casting para el papel protagonista de Mia Thermopolis en la comedia familiar de Garry Marshall El diario de la princesa. Según cuenta la leyenda, Marshall contrató a la actriz para interpretar a la princesa propensa a los accidentes cuando ella se cayó de una silla durante la audición. El diario de la princesa fue la primera de sus películas que se estrenó. De este modo,la audiencia cinematográfica la vio por primera vez como Mia, una adolescente de San Francisco que descubre que pertenece a la realeza. Trabajando con estrellas tan talentosas como Julie Andrews (como su abuela), Héctor Elizondo (como un consejero) y Heather Matarazzo (como la amiga de Mia), Hathaway demostró una flexible comicidad y un increíble despliegue escénico que, junto con su don de gentes y su amplia sonrisa, le valieron la opinión favorable del público y la crítica. Según cuenta ella misma, Garry Marshall le dio el mejor consejo de toda su carrera cuando le dijo: “nunca sabes si una película va a ser un éxito, así que más vale que lo pases bien rodándola”.
Acto seguido protagonizó un segundo drama con La leyenda de Nicholas Nickleby basada en la novela de Charles Dickens. La película empezó con buenas referencias por parte de la crítica. De hecho, incluso el periódico Deseret Morning News predijo que era una posible candidata a los premios Óscar. Sin embargo, a pesar de la aclamación de los expertos, el filme nunca obtuvo una gran audiencia y terminó hundiéndose en la taquilla norteamericana.
Posteriormente, Anne decidió recuperar su imagen de ídolo para el público infantil gracias a su papel en Ella Enchanted, un nuevo título familiar. La historia se desarrollaba en un mundo mágico poblado de hadas madrinas, ogros y príncipes. Pero, aunque la novela del mismo nombre había sido muy bien aceptada por el público, la película pasó indiferente por la gran pantalla.
En 2004 Anne Hathaway podía haber sido la compañera de reparto de Gerard Butler en la adaptación cinematográfica de El fantasma de la ópera. Mas acabó rechazando el papel debido a su conflictivo contrato con la compañía Disney, con el cual tampoco estaba demasiado satisfecha. Anne repitió personaje en la secuela de El diario de la princesa. Su vinculación con el mundo infantil continuó con la cinta de animación La increíble pero cierta historia de Caperucita Roja de 2005, donde prestó su voz a la renovada protagonista del cuento. Un doblaje que le sirvió para explotar otra de sus cualidades, pues cantó un tema de la banda sonora. No obstante, recluida al cine infantil, Anne corría el peligro de ser flor de un día y quedar relegada al poco tiempo al olvido. Tomó nota y pronto comenzó a decir en las entrevistas que aunque siempre se la asociaba con el cine familiar, no le importaría aceptar algún papel algo más subido de tono. Y la oportunidad le llegó con la película independiente Caos, donde interpretó a una adolescente rebelde de clase alta que deseaba probar nuevos estímulos y acababa involucrada en el mundo de las drogas y la corrupción. La ruptura con su versión infantil, por lo tanto, fue radical.
Sin embargo, cuando Anne se ganó sus galones como actriz y demostró su madurez profesional fue con su participación en la controvertida y galardonada Brokeback Mountain. Ang Lee la eligió para interpretar a la mujer del personaje de Jake Gyllenhaal. Y de nuevo, Anne no se arredró ante un papel con pocas frases y mucha piel. De esta forma, se apuntó su primer gran éxito en el cine adulto ya que la película obtuvo prácticamente todos los premios a los que estuvo nominada, incluidos tres Óscars de la Academia.
Apenas un año después, en 2006, con The Devil Wears Prada, Hathaway consiguió afianzarse aún más en su ascenso profesional. El papel de Andy Sachs, la joven inocente que llega a Nueva York para trabajar como asistente personal de la voraz e implacable editora de modas Miranda Priestly (Meryl Streep), resultó perfecto para el aire genuino de los ojos y sonrisa de Anne. A pesar de que su papel no aportaba nada nuevo a su registro interpretativo, Anne dio una muy digna réplica a una espectacular Meryl Streep y consiguió no quedar en ningún momento eclipsada por la presencia de la veterana.
Así se planteó su siguiente película La joven Jane Austen (2007) su proyecto más ambicioso hasta el momento ya que por primera vez, Anne aguantaba el peso de la historia completamente sola. En este drama biográfico Anne tuvo que meterse en la piel de la escritora británica responsable de novelas como Sentido y sensibilidad y Orgullo y prejuicio, en las que Jane Austen supo plasmar como pocos el ambiente social y moral de su época.
Desde entonces, la proyección artística de Anne ha seguido un buen ritmo. El 2008 vino acompañado de tres de sus estrenos. Después de mostrar su faceta más dulce con La joven Jane Austen, aquel año la actriz quiso probar suerte con su primera cinta de acción, el remake cinematográfico de la mítica teleserie Get Smart —más conocida como Superagente 86, en el cual encarnó a la mítica Agente 99.
También participó en el drama de Passengers que supuso su primera incursión en el thriller sobrenatural. Pero, cuando realmente se pudo comprobar que su salto a la madurez era permanente fue bajo las órdenes de Jonathan Demme en La boda de Rachel. En este retorno del oscarizado director de El silencio de los corderos, Hathaway tuvo la oportunidad de demostrar su talento interpretativo gracias al papel de Kym, la oveja negra de una familia aparentemente bien avenida. Ojerosa y con el rímel medio corrido, Anne Hathaway tuvo que afrontar uno de los persona es más complejos y atormentados de toda su carrera. El New York Post no dudó en definirla como “la guinda imprescindible de la película” y los críticos poco a poco empezaron a alabarla. Evidentemente,La boda de Rachel confirmaba que aquella actriz perfumada de Disney había desaparecido y en su lugar había quedado una actriz refinada y elegante que apuntaba a ser una gran estrella. Una transformación que fue premiada en varios festivales de cine pero, además, le mereció su primera nominación a los Óscars y Globos de Oro como mejor actriz principal.
Es precisamente en ese momento, cuando una nueva Anne ha decidido volver a la compañía Disney; pero en unas condiciones completamente diferentes. En colaboración con uno de los grandes directores del cine americano, Tim Burton, dio cuerpo a la Reina Blanca de Alicia en el país de las maravillas acompañada por Helena Bonham Carter, Johnny Depp y Alan Rickman.

Mientras tanto, a la espera de la anterior producción, la actriz preparó nuevos proyectos para los próximos años. En concreto, la comedia romántica de Garry Marshall Valentine’s Day, que se estreno el día de San Valentín de 2010. También participó en el rodaje de “Love and Other Drugs” (El amor y otras drogas) dirigida por Edward Zwick, basada en la novela de Jamie Reidy Hard sell: the evolution of a Viagra salesmanque, protagoniza junto al actor Jake Gyllenhaal, donde interpreta a una mujer afectada por el Parkinson que se enamora de un visitador médico, vendedor de viagra. Una de las escenas más calentitas es en el momento que se conocen los protagonistas y Maggie Murdock ( Anne ) muestra su precioso pecho ante la sorpresa de todos!!!!
Sus últimas interpretaciones las podrás ver en El caballero oscuro: La leyenda renace ( The Dark Knight Rises ) Última parte de la trilogía sobre Batman. En The greatest showman on earth junto a Hugh Jackman, un musical acerca de la vida del showman americano Phineas Taylor Barnum fundador del Ringling Bros. And Barnum & Bailey Circus, conocido como “el mayor espectáculo en la tierra”, y de su enamoramiento con la cantante Jenny Linda quién el mismo Barnum apodó “El ruiseñor sueco”. Y en The Fience, donde mi Hathaway interpretará a un mujer que suspende sus planes de boda y rompe su relación con quien parece el “novio perfecto” para tratar de descubrirse a sí misma.No obstante a pesar de sus exitosas interpretaciones, es en esta escena donde verdaderamente me enamoré de ella.
Anuncios

Una respuesta to “Cuando me enamoré de Anne Hathaway”

  1. jazzmoreno agosto 9, 2013 a 5:56 pm #

    me encanta como actúa Anne Hathaway, me considero su fan, la primer película que vi con ella fue el diario de la princesa sin lugar a dudas una gran actriz con muchos años mas para darnos excelentes películas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: