La leyenda de la Indomable

16 Mar

La gran revelación de ‘Indomable’ (‘Haywire’) es Gina Carano, luchadora profesional impresionante, cuya carrera cinematográfica seguramente se hubiese visto limitada a producciones lamentables que en su mayoría jamás hubiesen sido estrenadas en una sala de cine. Sí, James Cameron potenció esa figura en su momento y el estreno de ‘Kill Bill’ parecía la ocasión ideal para terminar de remediarlo, pero no fue el caso, la única que realmente ha tenido algo de continuidad en este tipo de rol ha sido Milla Jovovich en su saga de Resident evil. Sin embargo Carano es real! Una luchadora profesional experta en artes marciales mixtas con un currículum prácticamente inexistente en el séptimo arte.
…como se puede apreciar demuestra una capacidad física y mucha credibilidad para repartir hostias ante todo el que se le ponga por delante, y todo ello sin desentonar dramáticamente. Vamos, no es una actriz al nivel de Meryl Streep, pero tampoco una cara de palo.

uno de los aspectos más lamentables en la campaña de promoción de la película es la parte masculina del reparto ya que la mayoría de apariciones especiales se pueden calificar como cameos de lujo, ya que la función de la mayoría de ellos es servir como víctimas potenciales de la venganza personal de Gina Carano. Por lo cual tampoco esperéis ver muchos minutos a Michael Fassbender, la gran revelación del año pasado, Antonio Banderas, Michael Douglas o Bill Paxton. Todos ellos cumplen su cometido a la perfección, pero el único rostro popular con peso real en la trama es Ewan McGregor, particular némesis personal de la protagonista y que sabe crear un villano respetable sin exacerbar los elementos odiosos del mismo. Son negocios y no algo personal.

Steven Soderbergh es uno de los directores más eclécticos de Hollywood. Desde su debut con ‘Sexo, mentiras y cintas de vídeo’ no ha tenido problemas en ir saltando de producciones de corte comercial como ‘Ocean´s eleven’ a cintas más experimentales como ‘The girlfriend experience’.
en Haywire hace un homenaje al cine de espías  con amor y sin perder sus constantes autorales. Aún en un trabajo conscientemente trivial y de autoasumida serie B como éste, – canalizando en forma y fondo los mejores thrillers de espionaje setenteros-, el cineasta se permite cierto grado de experimentación y audacia.
Además del realismo que aporta Gina Carano nos devuelve el clasicismo formal en las -excelentes- escenas de acción, así como una inteligente planificación de las secuencias que aportan frescura y estilo a una historia trillada hasta la saciedad. Por si fuera poco, Soderbergh reivindica poderosamente con esta película la figura de la mujer como heroína de acción. Esto sí que es cine feminista y no lo de Icíar Bollaín.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: