La última aventura de Robin Hood

21 Dic

Flynn And Wife

La vida sexual de Errol Flynn más que para una película daría para una serie de cinco temporadas. Sólo vivió 50 años, pero fueron suficientes para dejar un reguero de escándalos.
La última aventura de Robin Hood en realidad es una peli más romántica que escandalosa. Poco importa que el galán crepuscular sedujera a una chica de 15 años ”es que aparenta 18”)), porque lo que entre los dos hubo fue genuino amor. Eso es al menos lo que los directores pretenden que creamos, pero lo único que vemos es un elegante, atractivo y auto-despectivo, Kevin Kline que nació para interpretar a Errol Flynn.

the_last_of_robin_hood_97688587-e1409307745772

En La última aventura de Robin Hood se citan una estrella en decadencia de apenas 50 años que, sin embargo, sobrevivía en el cuerpo machacado de un hombre mucho mayor (que Kevin Kline sea 17 años mayor de lo que era Flynn lo convierte en el intérprete perfecto para su aspecto); una ambiciosa aspirante a actriz, bailarina y cantante de apenas 15 años, feúcha y sin talento, dispuesta para la ayuda aunque, según la versión, también enamorada del actor; y una madre ex bailarina a la que tuvieron que cortar una pierna, que ve en su hija las posibilidades que siempre quiso para sí misma en el mundo del espectáculo.

Errol Flynn

Pero Richard Glatzer y Wash Westmoreland, guionistas y directores del evento, fracasan en la traslación de una historia de pinta apasionante, por su empeño en que los tres personajes caigan bien cuando sus actitudes no pueden ser más equívocas. Formalmente, la película no va más allá de un convencional telefilme, con alguna escena directamente paupérrima, como el rodaje en África de la película de John Huston Las raíces del cielo. En el plano narrativo se equivocan con la voz en off relatora de la madre: primero, por innecesaria, pues solo es redundante, y segundo, por el punto de vista, simplemente imposible, pues ella no estaba en los momentos clave y su visión no nos importa.

Así que hay que conformarse con los matices cinéfilos de la historia, que los tiene, aunque pocos. Por ejemplo, ese intento de mediación de Flynn con Stanley Kubrick para que su discípula y amante menor de edad consiguiera el papel protagonista de Lolita.

Manuel Piñón: Cinemanía
the-last-robin-hood-poster01
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: